LA DEIDAD VS. LA TRINIDAD: ¿A Cuál Adoramos?

LA DEIDAD VS. LA TRINIDAD: ¿A Cuál Adoramos?
¿Será que muchos adventistas del séptimo día adoran inconscientemen- te al mismo dios que les fue prohibido adorar en el mensaje del tercer ángel?, ¿el dios indicado mediante el poderío de la bestia? ¿Estamos usando un nombre equívoco para indicar la verdadera Deidad? ¿Cuál dios estamos actualmente adorando? (Nota: De ninguna forma estamos dicien-do que la Iglesia Adventista es Babilonia; sino que al igual que el antiguo Israel, ella podría estar adorando un dios falso.)
“¿Hasta cuándo vacilaréis entre dos opiniones? Si el Eterno es Dios, seguidlo. Y si Baal, id en pos de él.”¿Pueden actualmente aplicarse las palabras de Elías?
LA DEIDAD
“Deidad” es el término usado en el NT para describir al Padre, Hijo, y Espíritu Santo. La palabra para “Dios” en el hebreo del Antiguo Testamento es “Elohim.” Significa “Dioses” y se encuentra en plural. Esto se ve clara-mente en los siguientes textos bíblicos: Gén. 1:26: “Entonces dijo Dios: “¡Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza!”
Gen. 11:7: “Ahora pues, descendamos y confundamos allí su lenguaje, para que ninguno entienda el habla de su compañero.” Isaías 6:8: “Después oí la voz del Señor, que dijo: “¿A quién enviaré? ¿Quién irá de nuestra parte?” Entonces respondí: “Aquí estoy, envíame a mí.” Estos versículos muestran que la Deidad consiste de más de un solo Ser divino. Mas bien indica que en la Deidad existe una unidad. El Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo traba-jando juntos, al unísono, en sincronización y en amorosa armonía.

EL PADRE, EL HIJO, Y EL ESPÍRITU SANTO SON
SERES INDIVIDUALES Y ETERNOS
EL PADRE:
Salmo 106:48: “¡Alabad al Eterno, Dios de Israel, desde la eternidad y por la eternidad! Y diga todo el pueblo, ¡Amén!”
1a Timoteo 1:17: “Por tanto, al Rey de los siglos, al inmortal, invisible y único Dios, sea honor y gloria por los siglos de los siglos. Amén.”
Estos versículos nos dicen que Dios el Padre es Eterno. Y siendo así, entonces Él no tiene principio ni fin.

EL HIJO:

Miqueas 5:2: “Pero tú Belén Efrata, pequeña entre los millares de Judá, de ti saldrá el que será Señor en Israel. Sus orígenes son desde el principio, desde los días de la eternidad.”
Juan 1:1,2, 14: “En el principio ya existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios. Desde el principio estaba con Dios. Y el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros, lleno de gracia y de verdad. Y vimos su gloria, gloria que, como Hijo único, recibió del Padre.”
Mateo 1:23: “La virgen concebirá y dará a luz un hijo, y lo llamarán Emanuel,” que significa: Dios con nosotros. Estos textos nos muestran que Jesús es Dios. Y siendo dios, Jesús es Eterno. Y si es Eterno, entonces, no tiene principio ni fin.
EL ESPÍRITU SANTO:
Hechos 5:3,4: “Pedro le dijo: “Ananías, ¿por qué Satanás ha llenado tu corazón hasta inducirte a mentir al Espíritu Santo, y a quedarte con parte del precio de la heredad? “Reteniéndola, ¿no quedaba para ti? Y vendida, ¿no estaba en tu potestad? ¿Por qué pusiste eso en tu corazón? No has mentido a los hombres, sino a Dios.”
Hebreos 9:14: “¡Mucho más la sangre de Cristo, quien por el Espíritu Eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, purificará vuestra conciencia de las obras que llevan a la muerte, para que sirváis al Dios vivo!
Estos versículos nos dicen que el Espíritu Santo también es Eterno. Y sin es Eterno, entonces no tiene principio ni fin.
LA DEIDAD, UN TRÍO CELESTIAL
Por tanto, la Deidad se compone de tres Seres eternos (sin principio y sin fin): El Padre, El Hijo, El Espíritu Santo..
LA DEIDAD ESTÁ COMPUESTA DE TRES SERES DISTINTOS, SEPARADOS, Y ETERNOS
1) Mateo 3:16,17: “Tan pronto como Jesús fue bautizado, subió del agua. Y en ese momento, el cielo se abrió, y Jesús vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él. Y una voz del cielo dijo: “Este es mi Hijo amado, en quien me complazco.”
Aquí vemos a Jesús mismo en la tierra, al Espíritu Santo en el cielo que está por encima de la tierra, y al Padre en el Cielo que se encuentra muy por encima de tanto tierra y cielo. La Biblia nos muestra tres Seres distintos.
2) 1a Corintios 12:4-6: “Sin embargo, hay diversos dones, pero el Espíritu es el mismo. Hay diversos ministerios, pero el Señor es el mismo. Y hay diversas operaciones, pero Dios, que efectúa todas las cosas en todos, es el mismo.” Según su posición, el Padre hace aquello que no hace el Hijo, y vice versa. El Espíritu Santo hace aquello que ni el Padre o el Hijo hacen. No obstante, todos los tres están en común acuerdo.
3) Isaiah 48:16: “Acercaos a mí, oíd esto. Desde el principio no hablé en secreto, desde que esto sucedió, estoy allá”. Y ahora el Señor, el Eterno, me ha enviado con su Espíritu. Aquí en el Antiguo Testamento se ve claramente el Trío Celestial. Pero se ve aún más claro en el Antiguo Testamento según lo muestran los siguientes cuatro versículos:
4) 2a Corinthians 13:14: “La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros.”
5) 1a Peter 1:2: “elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia y paz os sea multiplicada.”
6) Revelación 1:4,5: “Juan a las siete iglesias que están en Asia: Gracia y paz a vosotros, de parte del que es, del que era y que ha de venir; de parte de los siete Espíritus que están ante su trono; y de parte de Jesucristo, el Testigo Fiel, primogénito de los muertos y de los reyes de la tierra. Al que nos ama, y con su sangre nos libró de nuestros pecados,”
7) Matt. 28:19: “Por tanto, id y haced discípulos en todas las naciones, bautizándolos en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo,” La Deidad está compuesta de tres seres separados, DISTINTOS, y eternos.
LO ANTEDICHO EN NADA SE ASEMEJA A LA TRINIDAD
Muchos acuerdan con dichas declaraciones respecto a la Deidad, mientras piensan que las tales también describen a la Trinidad. Pero la Trinidad es un concepto extrañamente diferente acerca de Dios.
LA DEFINICIÓN DE LA TRINIDAD
El término “Trinidad” no se encuentra en parte alguna de la Biblia, siendo por ende un término no bíblico. La definición teológica de la Trinidad se derivó de los credos formulados por la Iglesia Católica Romana. El término según se define por la Iglesia Católica es afirmado por todas las iglesias protestantes que enseñan la Trinidad. Quienes dan origen al vocablo poseen el absoluto derecho de definir el término.
La “correcta” definición para Trinidad:
(a) Dios es uno y al mismo tiempo es tres Personas. (La palabra “Personas” no significa lo que nosotros pensamos. Véase punto “e”.
(b) “Uno” significa una naturaleza, esencia, o ser, quien esencialmente es el Padre.
(c) Dios y Su naturaleza son sinónimos.
(d) La Unicidad no es genérica ni está basada sobre semejanza, sino numé-rica, y basada sobre igualdad.
(e) “Tres personas” no significa “personas” según normalmene se entiende, sino tres expresiones, extensiones, manifestaciones, o modos de otra ma-nera llamados hypostases (un término griego del Nuevo Testamento).
(f) La Persona del Hijo es engendrada mediante el Padre mediante una es-pecie de manufacturación eterna, un proceso que no tiene fin. Esto se com-para a los rayos del sol que nunca se separan del mismo sol.
(g) El Espíritu Santo procede del Padre a través del Hijo por un proceso mediativo.
(h) Las Tres Personas son distintas por virtud de los procesos de filiación y espiración, que sin embargo no las hace entidades por separado, con una conciencia independiente.
(i) El Padre no es engengrado ni procede de otra persona, siendo que es la Fuente de donde fluye todo lo demás.
(j) Aunque el Hijo y el Espíritu se originan del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo con coeternos y coiguales con el Padre, (Nótese: estas palabras “co” son las palabras claves que definen la Trinidad.)
(k) La palabra teológica que explica la Trinidad es consustanciabilidad (homoouusios), significando que más de una persona habita en la misma sustancia sin que exista división o separación.
EL ORIGEN DEL CONCEPTO “LA TRINIDAD

El término y concepto de la Trinidad, originalmente introducido por teólo-gos del tercer siglo, fue lanzado en el Concilio de Nicea, 325 d.C. El em-perador Constantino reunió a los dirigentes religiosos del mundo en un es-fuerzo para lograr unidad sobre la naturaleza de la Deidad. Eso mas bien causó una controversia que jamás ha cesado. Citamos ahora del libro “Truth Triumphant, escrito por el teólogo adventista Benjamin Wilkinson.
“Reunidos bajo la autorización de una iglesia unida al estado, esa famosa conferencia exigió la sumisión de todos los creyentes a las nuevas doctri-nas. La intrigante pregunta de las décadas posteriores a dicho Concilio, tra-taban con la forma de explicar la interrelación de las Tres Personas de la Deidad: Padre, Hijo, Espíritu Santo. Fue el Concilio quien decidió, y el pa-pado se había autoadjudicado la decisión. Las personalidades de la Trinidad no estaban confundidas, y la sustancia no estaba dividida. El clero romano pretendía que el cristianismo había encontrado en la palabra griega homoouusios (en inglés, consustancialidad) un término apropiado para expresar esta interrelación.
“Entonces el papado procedió a llamar “arrianos” a quienes no aceptaran esta enseñanza; mientras ellos mismos se adjudicaban el título de Trini-tarios. Se difundió una falsa acusación de que todo arriano creía que Cristo era un ser creado. Esto despertó la indignación de quienes no eran culpables del cargo.
“Será interesante examinar brevemente esta palabra, este término, que muchas iglesias ha dividido, provocando el martirio de muchos cristianos sinceros, llevándolos así a la hoguera. En inglés la palabra es ‘consubstan-tiality (cosustanciabilidad),’ indicando que más de una persona mantiene la misma sustancia sin que estén divididos o separados. La palabra original en griego es homoousios, de homos, que significa ‘idéntico,’ y ousia, la palabra que designa ‘siendo’.
“Sin embargo, se desató una gran polémica, pues existen dos términos en griego con renombre. El primero es homos, significando ‘idéntico,’ y el segundo, homoios, que significa ‘similar’ o ‘semejante a’; ambos teniendo un historial tormentoso. Ambos términos se deletrean casi igual. La diferen-cia del significado, cuando se aplica a la Deidad, es desconcertante; especial-mente para los creyentes de poca letra. No obstante, quienes pensaran en el contexto de la palabra homoiousian, o ‘similar,’ en lugar de homoousian, o ‘idéntico,’ pronto fueron tildados de herejes y arrianos por el clero.” Wilkinson, Truth Triumphant, págs. 91, 92.
La opinión papal de la Trinidad fue impuesta sobre el mundo. Dicha doc-trina se tornó en el eje principal de toda la teología católica. Esta apostasía ocurrió durante el período de la Iglesia de Pérgamo de Revelación 2, el tiem-po de la “apostasía” que Pablo profetizó (2ª Tes. 2:3) cuando la iglesia (Balaam) se uniría con el estado (Balac), vendería la verdad por fama mun-dial, poder, y riquezas; permitiendo así la entrada de doctrinas paga-nas a la iglesia “elevada.” Fue así que el concepto de la falsa Trinidad se originó en el mismo período del tiempo profetizado.

ILUSTRACIÓN DE LA TRINIDAD (See English article)
La siguiente ilustración de la Trinidad es tomada del libro “My Catholic Faith,” (Mi Fe Católica), escrito por Father Louis LaRavoire Morrow, página 32. Ha sido un catecismo muy popular entre los católicoromanos.
La misma ilustra por que el concepto de la Trinidad es falso—el Hijo y el Espíritu Santo tienen un principio. También, siendo que poseen la misma sustancia, por ende no son eternos. Mas bien, son extrañamente considerados como “coeternos.”
CÓMO LAS “PERSONAS” DE LA TRINIDAD POSEEN ORÍGENES DISTINTOS
Citando del libro “My Catholic Faith,” página 31:
1. “Esta es la manera más sencilla mediante la cual se explica el origen dis-tinto de cada Persona Divina: Dios es un espíritu, y la acción primera de un Espíritu es conocer y entender a Dios, conociéndose desde la eternidad produce el conocimiento de sí mismo, de su propia imagen. Esto no fue un mero pensamiento, como fuera el a sí mismo, sino lo de una Persona Vivien-te, de la misma sustancia y uno con el Padre. Esto se trata de Dios el Hijo. Es así como el Padre ‘engendra’ al Hijo, la Palabra Divina, la Sabiduría del Padre. . . .
2. “Dios el Padre, viendo su propia imagen en el Hijo, ama al Hijo; y Dios el Hijo ama al Padre desde toda eternidad. Se aman mutuamente, porque cada uno ve en el otro lo Infinito de la Deidad, la hermosura de la Divinidad, la Verdad Suprema de Dios. Ambas Personas amándose mutuamente no sólo tienen un pensamiento, como tuvieran seres humanos, sino que desde su amor mutuo sale, como fuera, una Persona Viviente, uno con Ellos, y de Su misma sustancia. Éste es Dios el Espíritu Santo. Es así como el Espíritu Santo, el Espíritu de Amor, ‘procede’ del Padre y del Hijo.
3. “Pero no hemos de asumir que cuando Dios el Padre engendró al Hijo, ya no lo sigue haciendo, ni que cuando el amor del Padre y del Hijo produjo al Espíritu Santo, eso no sigue realizándose. Estas verdades son eternas, duran para siempre.
Dios el Padre se conoce a Sí eternamente, y lo sigue haciendo, y así continúa engendrando al Hijo. Dios el Padre y Dios el Hijo siguen amándose, y su delicia mutua sigue engendrando al Espíritu de Amor, a Dios el Espíritu Santo. De manera similar, el fuego posee luz y color. Mientras que exista fuego, sigue produciendo luz. Mientras haya fuego con luz, se produce color. Pero todos los tres existen en conjunto y al mismo tiempo.”
Esta conmovedora descripción del origen de la Deidad se describe más gráficamente en la oficial Catholic Encyclopedia. ¿Sorprende que tal ido-latría filosófica, el concepto de la Trinidad, produjera tanta inmoralidad en las iglesias que así creen?
ERRORES DE LA TRINIDAD

* Padre, Hijo, y ESPÍRITU SANTO, son todos de una misma sustancia. Realmente no son personas, sino “manifestaciones” de un gran dios.
* El Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo no están “unidos,” sino que son “triuno.” * No son eternos, sino “coeternos.”
* El Hijo, y el Espíritu Santo no son autoexistentes.
* Ese megadios es un espíritu que no posee forma coporal, o partes cor-porales.
NO EXISTA CONFUSIÓN

Los términos “Trinidad” y “triuno” por siglos han sido establecidos para describir un concepto falso de Dios. Quienes retroceden de tal concepto, nunca deben usar el término “trinidad,” “triuno,” o “coeternos” como e-tiqueta que designe el concepto verdadero de la Deidad.
Cuando los dirigentes de la iglesia ASD (Adventista del Séptimo Día), utili-zan estas clavepalabras como, “Trinidad,” para describir al Dios que adora-mos, los cristianos de otras denominaciones caídas (véase el mensaje del 2o Ángel) piensan que adoramos el mismo Dios de ellos—el Dios del concepto católico. Nuestros dirigentes son teólogos pagados y deben saber ésto. Veremos que algunos líderes de la Conferencia General realmente creen el concepto “Trinidad.” También existe confusión entre la feligresía. Muchos no se percatan de la precisa definición teológica de la “Trinidad,” y creen que la Deidad y la Trinidad son los mismos conceptos. Hay muchos que aferradamente se atienen a esa definición, inconscientes que involuntaria-mente se someten a un dios falso.
El Espíritu Santo bendijo, y guió, a los escritores bíblicos, a Elena de White, a los pioneros ASD, de tal manera que nunca usaron los términos “trini-dad,” “triuno,” “coiguales,” o “coeternos.”
LA DEIDAD NO SE TRATA DE UN DIOS COMPUESTO DE TRES-EN-UNO
1) Hebreos 1:8,9:
“En cambio, al Hijo le dice: “Tu trono, oh Dios, es eterno y para siempre; cetro de equidad el cetro de tu reino. “Amaste la justicia, y aborreciste la maldad. Por eso te ungió Dios, tu Dios, con óleo de alegría con preferencia sobre tus compañeros
Aquí el Padre Mismo llama a Su Hijo “Oh Dios.” Este pasaje también declara que Dios el Padre es el Dios de Cristo Jesús (Dios hecho carne) cuando dice, por tanto Dios, el Dios tuyo, te ha ungido con ungimiento de gozo . . .” Un Dios habla al otro, diciendo que “tu Dios” lo ha ungido, a él quien es Su Hijo. Este pasaje declara sólidamente que existe más que UN SÓLO Dios en la Deidad, refutando así la doctrina de la Trinidad.
2) 1a Juan 5:7,8: “Porque tres son los que dan testimonio: El Espíritu, el agua y la sangre. Y estos tres están de acuerdo.”
¿Significa ésto que sólo existe un solo Dios?, o más bien que los tres están en común acuerdo, en unidad sincronizada.
Permitamos que Jesús lo clarifique en Juan 17:20-23: “No ruego sólo por ellos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos. Para que todos sean uno, como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti. Que también ellos sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste. Yo les di la gloria que me diste, para que sean uno, así como nosotros somos uno. Yo en ellos, y tú en mí. Que lleguen a ser perfectamente unidos, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los amaste a ellos, así como me amaste a mí.”
El Ministerio de Curación, página 329: “La unidad que existe entre Cristo y sus discípulos no destruye la personalidad de uno ni de otros. Son uno en propósito, en espíritu, en carácter, pero no en persona. Así es como Dios y Cristo son uno.
3) Deuteronomio 6:4: “Escucha, Israel: El Eterno nuestro Dios, El Eterno es uno (una unidad sincronizada).
La palabra para “Dios” en hebreo es “Elohim,” que significa “Dioses,” un vocablo en plural. La palabra para “uno” en hebreo, es “echad,” que signi-fica concordia en unidad. Se trata de la misma unidad vista en Génesis 2:24: “Por eso, el hombre dejará a su padre y a su madre, se unirá a su esposa, y serán una sola carne.”
Cuando la Biblia dice que el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo son “uno,” y cuando Jesús dice que “Yo y mi Padre somos uno,” eso significa que están perfectamente unidos—cada cual está dispuesto a entregarse totalmente para salvarnos del pecado. Todo el cielo se encuentra envuelto en el plan de salvación. El trío celestial es tan similar en su propósito, carácter, y amor, que Jesús pudo decir: “El que me ha visto a mí, ha visto al Padre.” Juan 14:9. Sus mentes y patrón de pensamiento están perfectamente sincroniza-dos.

4) Dios el Padre está sobre todo. 1ª Cor. 15:27,28: Porque Dios “sometió todas las cosas bajo sus pies.” Al decir: Sometió “todas las cosas” a él, claro está, se exceptúa a Aquel que sujetó todas las cosas a él. Cuando todas las cosas le sean sujetas, entonces también el mismo Hijo se sujetará al que sujetó a él todas las cosas, para que Dios sea el todo en todos.”
Este versículo no haría sentido si el Padre y el Hijo fueran de “una sola esencia,” o de la misma sustancia.
5) Mateo 27:46: “Cerca de la hora novena, Jesús exclamó a gran voz: “Elí, Elí, ¿lama sabactani?” Esto es: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?” Si la separación entre el Padre y el Hijo es imposible, según lo enseña la doctrina de la Trinidad, ¿qué sucedió aquí?
6) Filipenses 2:6: “Quien, aunque era de condición divina, no quiso aferrarse a su igualdad con Dios.” Jesús existió en la forma de Dios, y era igual a Dios el Padre. La verdadera Deidad estriba en una armonía espiritual, no una igualdad física. Filipenses 2:5: “Haya en vosotros el mismo sentir que hubo en Cristo Jesús.
7) Romanos 15:16: “Para ser ministro de Jesucristo a los gentiles, con el deber sacerdotal de proclamar el evangelio de Dios, para que los gentiles sean una ofrenda agradable para Dios, santificada por el Espíritu Santo. El Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo trabajan en sincronización para salvarnos.
LA DEIDAD CREÓ AL HOMBRE A SU IMAGEN
Si Dios es un dios tres-en-uno, entonces el hombre, siendo creado a la ima-gen de Dios, también sería tres personas en uno. Algunos dirían, “Pero, ¿a-caso el hombre no es una criatura trifacética—físico, mental, y espiritual? Veamos como el pionero adventista R.J. Cottrell contesta esa pregunta:
“Podría yo decir que un árbol consiste en un cuerpo, corteza, y hojas, y qui-zás nadie lo disputaría. Pero si yo afirmara que cada árbol consiste de tres árboles, algunos dudarían la afirmación. Ahora, si todos admitieran que cada árbol consiste de tres árboles, yo entonces podría afrmar que había noventa árboles en mi huerto, cuando nadie podría contar sino treinta. También po-dría proceder en decir, ‘tengo noventa árboles en mi huerto, y como cada árbol consiste en tres árboles, tengo entonces doscientos y setenta. Por tanto si un hombre es tres hombres, podríamos multiplicarlo por tres cuantas veces quisiéramos. Pero si se necesita cuerpo, alma, y mente para formar un solo hombre, perfecto y viviente, si se separan esas tres entidades, el hombre que-da desecho.” Review and Herald, 19 de noviembre, 1857.


LOS PIONEROS ASDs ESTABAN FIRMES CONTRA LO FALSO DE “LA TRINIDAD”
Los pioneros ASDs no procuraron explicar la naturaleza exacta de la Dei-dad, pero sí rechazaron de corazón el concepto de la Trinidad.
José Bates escribió: “Tocante a la trinidad, concluí que me era imposible creer que el Señor Jesucristo, el Hijo, también era el Dios Omnipotente, el Padre, un mismo ser. Dije a mi padre, ‘Si puede ustedconvencerme que somos uno en este sentido, que tú eres mi padre, y yo tu hijo; y también que yo soy tu padre, y tu mi hijo, entonces puedo creer en la trinidad’ ” (Joseph Bates, 1868, The Autobiography Of Elder Joseph Bates, p. 204.)
R.J. Cottrell escribió: “El creer en la doctrina de la Trinidad no evidencia tanto una mala intención como una intoxicación del “vino” del cual “todas las naciones han bebido”. El hecho de que ésta fue una de las principales doctrinas, si no la principal, sobre la cual el obispo de Roma fue exaltado al papado, no dice mucho a su favor.” Review and Herald, 6 de julio, 1869.
Veamos ahora lo que escribió Jaime White: “Como errores fundamentales, podríamos clasificar con este sábado falso, (el domingo), otros errores que los protestantes han sacado de la iglesia Católica, tales como asperjamiento para bautismo, la trinidad, el estado consciente de los muertos, y una vida eterna en el purgatorio. La masa que ha creído estos errores fundamentales, sin duda lo ha hecho en ignorancia; pero ¿puede asumirse que la iglesia de Cristo llevará consigo estos errores hasta presentarse en el mundo las esce-nas del juicio? No creemos eso.” Review and Herald, 12 de septiembre, 1854.
Nuevamente habla Jaime White: “Martín Lutero, y otros reformadores, se levantaron en la fortaleza de Dios y con la Palabra y el Espíritu; lograron grandes avances en la Reforma. La gran falta que encontramos en la Re-forma es que los Reformadores dejaron de reformar. Si hubieran conti-nuado hasta haber abandonado el último vestigio del papado, como la natural inmortalidad del alma, el asperjamiento, la trinidad, y el guardar el domingo, la iglesia estaría ahora libre de sus errores antibíblicos.” James White, Review and Herald, 7 de febrero, 1856.
Y nuevamente habla Jaime White: “Esa inexplicable Trinidad que hace de la Deidad tres en uno, y uno en tres, es suficiente dañina; pero es peor ese ultra Unitarianismo que hace de Cristo un ser inferior al Padre. ¿Acaso dijo Dios a un inferior, ‘Hagamos al hombre a nuestra imagen?” Jaime White, Review and Herald, 29 de noviembre, 1877.
Ninguno de los pioneros adventistas creían en la Trinidad. Debido a esto, y debido a lo que ha sucedido en la actual iglesia ASD (como veremos), el teólogo de la Conferencia General, George Knight, escribió: “La mayoría de los fundadores del Adventismo del Séptimo Día no podrían unirse actual-mente a la iglesia si tuvieran que someterse a las Creencias Fundamentales de nuestra denominación. Para ser más preciso, la mayoría no acordaría con la creencia número 2, que trata con la doctrina de la trinidad.” (Ministry, octubre, 1993, página 10).

ELENA DE WHITE NUNCA USA EL TÉRMINO “TRINIDAD”
Dios el Padre ha hablado a su pueblo mediante la inspiración del Espíritu Santo realizada en los profetas. Hebreos 1:1; 2ª Pedro 1:21. Creyendo que Elena de White cumple con la calificaciones de un profeta verdadero, hace de ella un portavoz para la Deidad. Permitamos que el Espíritu Santo nos hable mediante ella concerniente a la Deidad. Aquí están algunas declaracio-nes sencillas y claras:
Evangelismo, página 446: “Hay tres personas vivientes en el trío celestial; en el nombre de estos tres grandes poderes -el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo- son bautizados los que reciben a Cristo mediante la fe, y esos poderes colaborarán con los súbditos obedientes del cielo en sus esfuerzos por vivir la nueva vida en Cristo (Special Testimonies, Serie B, Nº 7, págs. 62, 63. Año 1905).
Evangelismo, página 447: “Los eternos dignatarios celestiales -Dios, Cristo y el Espíritu Santo- armándolos [a los discípulos] con algo más que una me-ra energía mortal. . . avanzaron con ellos para llevar a cabo la obra y conven-cer de pecado al mundo (Manuscrito, página 145, 1901).
Alza Tus Ojos, página 146: “La obra de la salvación no es un asunto de po-co monto, sino tan vasto que las más elevadas autoridades aprenden por la fe expresada por el instrumento humano. La eterna Deidad, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, está involucrada en la acción requerida para dar seguir-dad al instrumento humano y unir a todo el cielo para que contribuya al ejercicio de las facultades humanas, a fin de alcanzar la plenitud de los tres poderes para unirlos en la gran obra designada. Uniendo los poderes celes-tiales con los humanos, los hombres pueden llegar a ser, por medio de la eficacia celestial, partícipes de la naturaleza divina y obreros juntamente con Cristo.”
Evangelismo, página 52: “En la gran obra final, nos encontraremos con perplejidades con las cuales no sabremos cómo tratar, pero no olvidemos que los tres grandes poderes del cielo están trabajando, que una mano divina está sobre el timón y que Dios hará que se realicen sus propósitos (Manu-scrito 118, 1902).
Hijos e Hijas de Dios, página 353: “Cuando os entregáis a Cristo, hacéis una promesa ante la presencia del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, las tres grandes Personalidades, dignatarios del cielo. “Aferraos” a esa promesa.-MS 92, 1901
Concerniente a Jesús:
“El Señor Jesucristo, el divino Hijo de Dios, existió desde la eternidad, una persona distinta, y sin embargo uno con el Padre.” Review and Herald, 5 de abril, 1906.
Cristo es el Hijo de Dios, preexistente y existente por sí mismo. . . Al hablar de esta preexistencia, Cristo hace retroceder la mente hacia las edades sin fin. Nos asegura que nunca hubo un tiempo cuando él no haya estado en estrecha relación con el Dios eterno. Aquel cuya voz los judíos escuchaban en ese momento había estado junto a Dios (Signs of the Times, 29 de agosto, 1900).
Era igual a Dios, infinito y omnipotente. . . Es el Hijo eterno y existente por sí mismo (Manuscrito 101, 1897).
Concerniente al Espíritu Santo
Evangelismo, página 447: “Necesitamos comprender que el Espíritu Santo, que es una persona así como Dios es persona, anda en estos terrenos (Manuscrito, 66, 1899. [Extracto de un discurso dado a los alumnos del Colegio de Avondale, Australia.] ).
Aunque el término “trinidad” había sido usado por siglos, el Espíritu Santo, a través de Elena de White, nunca utilizó ese vocablo. Mas bien, como he-mos visto, el Espíritu Santo utilizó los siguientes términos para representar la verdad concerniente a la Divinidad: “El Trío Celestial,” “Tres Grandes Poderres,” “Tres Personas Vivientes,” “Tres Dignatarios del Cielo,” y “Tres Seres Santísimos en el Cielo,” “La Divinidad Eterna,” y “Los Tres Grandes Dignos del Cielo.” Todos estos términos describen tres Seres, separados, distintos, y eternos (no coeternos). El concepto de la trinidad es el que cree la mayoría de adventistas actualmente—aún muchos que equivo-cadamente usan el término “trinidad.”

MÁS PREGUNTAS
Debido a que la palabra “trinidad” actualmente se utiliza mucho por el lide-razgo adventista, necesitamos preguntarnos, ¿Ha sido cambiado el concepto verdadero de tres, y separados, Seres eternos en la Divinidad, al concepto falso trinitariano de un dios con tres manifestaciones contínuas y de una sola sustancia?
Es un hecho dado que se requiere creencia en la Trinidad para llegar a ser miembro del Concilio Mundial de Iglesias. ¿Es este nuevo dios una táctica ecuménica para que nuestra iglesia adventista sea agradable para con las iglesias caídas?
Éste es un asunto muy serio, involucrando los mandamientos primero y se-gundo.
1- “No tendrás otros dioses fuera de mí.” Éxodo 20:3.
2- “No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que hay arriba en el cielo, ni abajo en la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás. Porque el Eterno tu Dios soy yo, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos, hasta la tercera y la cuarta generación, a los que me aborrecen. Pero trato con invariable amor por mil generaciones a los que me aman y guardan mis Mandamientos.” Éxodo 20:4-6.
LA DOCTRINA DE LA TRINIDAD EN LOS PRIMEROS 63 AÑOS DE LA IGLESIA ADVENTISTA- (1863-1931):
En el adventismo, esa doctrina nunca es mencionada en una luz positiva.
CÓMO SE DESARROLLÓ LA DOCTRINA DE LA TRINIDAD EN LA IGLESIA ADVENTISTA
Éste no es un historial exhaustivo del levantamiento del término “trinidad” en el adventismo actual, sino que será indicativo de cómo sucedió.
1915: La profetiza, y pionera, Adventista del Séptimo Día, Elena G. de White, se muere. Y así como Dios había guiado a los hijos de Israel, en su salida de Egipto mediante un profeta, también Él guió a los “hijos de Israel” en estos días.
Las palabras de Moisés en su muerte, al igual son proféticas para nuestro tiempo. Deuteronomio 31:27, 29: “Porque conozco tu rebeldía, y tu dura cerviz. Aun viviendo yo hoy con vosotros, sois rebeldes al Eterno. ¡Cuán-to más después que yo muera! Congregad a todos los ancianos de vuestras tribus y a vuestros oficiales, y hablaré a sus oídos estas palabras, y llamaré al cielo y a la tierra por testigos contra ellos. Porque yo sé que después de mi muerte, con toda certeza os pervertiréis y os apartaréis del camino que os mandé. En el futuro el desastre caerá sobre vosotros, por haber hecho lo malo a los ojos del Eterno, enojándolo con las obras de vuestras manos.”
1928-1931: Los líderes adventistas, repitiendo la apostasía del período de Pérgamo, se unen al mundo y deciden permitir que los sistemas educacio-nales y médicos sean guiados por las normas acreditadoras del mundo. Por tanto, los maestros adventistas actuales ahora deben recibir su adiestra-miento en las universidades del mundo.

1931: La primera vez que el término “Trnidad” es oficialmente uusado, fue en el punto número 2 de la Declaración de Creencias de 1931: “Que la Divinidad, o Trinidad, consiste del Padre Eterno, un Ser personal y es-piritual, omnipotente, omnipresente, omnisciente, infinito en sabiduría y amor; el Señor Cristo Jesús, el Hijo del Padre Eterno, mediante el cual todas las cosas fueron creadas y mediante el cual se logrará; el Espíritu Santo, la tercera persona de la Divinidad, el gran poder regenerador en la obra de re-dención.”
Ésta fue la primera vez que la palabra Trinidad fue usada para definir algu-na creencia adventista del séptimo día. Aquí se ve en su apogeo la artimaña de la semántica—ubicando un término erróneo justo al lado de un verda-dero. Eso confunde la mente y hace del término falso algo aceptable porque el término correcto aún está allí, justo a su lado. Lo restante de la definición describe el concepto del Trío Celestial, no la Trinidad; y no utiliza palabras que describen el concepto de la trinidad.

1946: En el libro Evangelismo, los editores LeRoy Edwin Froom y Roy Allen Anderson, compilaron declaraciones de Elena de White, e insertaron la palabra “Trinidad” en subtítulos para promover la doctrina de la Trini-dad, aunque ella y todos los pioneros eran antitrinitarios.
1955-1956: Los líderes de la Conferencia General se reunieron en privado con los señores Barnhouse y Martin para discutir la teología ASD (Adven-tista del Séptimo Día). Oficialmente se emitieron cambios doctrinales (in-cluyendo la naturaleza de Cristo), que aún siguen en pie.
1958: El concepto de la Trinidad nuevamente se introduce a la iglesia adventista cuando el libro, Questions On Doctrine, es publicado a instancia de los evangélicos Barnhouse and Martin (Ver págs. 11, 22). Martin estaba por escribir el libro Kingdom of the Cults (El Reino del Ocultismo), y lla-mar a la Iglesia ASD “ocultista;” pero cambió de parecer cuando los líderes rápidamente cambiaron las doctrinas adventistas. Esto evitó el estigma de ser tildados “ocultistas,” término que Barnhouse y Martin usarían para tildar a todo individuo antitrinitario (aquel que no cree en la Trinidad).
1968: La Iglesia ASD se conecta con (es recibida en la membresía de) el Concilio Mundial de Iglesias, y con el Concilio Nacional de Iglesias. (El CMI exige una declaración de creencia en la Trinidad para poder llegar a ser una iglesia miembro).
1971: LeRoy Froom escribe el libro Movement of Destiny en el cual él pre-tende que en 1888 Dios quizo introducir la doctrina de la Trinidad en la Igle-sia Adventista del Séptimo Día a través de E. J. Wagonner y A. T. Jones, pero que la iglesia no pudo proceder ¡porque no creíamos en la Trinidad! Froom escribe: “Wagonner habló con atención esmerada. Explicó sus pensamientos con exactitud, y con pleno entendimiento de su importancia. Él claramente creía en la Trinidad de Personas que abarca la Divinidad. Y en tal estructura de referencia él reconoce las Personas Primera, Segunda, y Tercera como siendo coiguales, y cosustanciales . . .” Movement of Destiny, pág 279. (Véase el capítulo completo, págs. 269-280). En otras palabras, Froom pretende que parte de la Lluvia Tardía -que Dios desea dar a la Iglesia ASD- es una creencia ¡en la doctrina de la Trinidad!
1980: La Iglesia ASD adopta oficialmente la Trinidad como Punto #2 de las 27 declaraciones de Creencia, en la reunión de la Conferencia General en Dallas, Texas. Dice así: “Existe un Dios: Padre, Hijo, y Espíritu Santo, una unidad de tres personas coeternas. Dios es inmortal, omnipotente, omnis-ciente, sobre todo, y omnipresente. Él es infinito y más allá de la com-prensión humana; y no obstante se dá a conocer mediante Su autorevela-ción. Él es eternamente digno de adoración, alabanza, y servicio de parte de la entera creación.”
Nótese la palabra “coeternas.” ¿Por qué no se usó la palabra “eternos”?, que sería lo normal. Es porque “coeternos” es una palabra clave para designar la doctrina de la Trinidad, según hemos visto en al Catecismo Católico. Signifi-ca que todos son eternos y de la misma sustancia. También, la palabra “per-sonas” significa “modo de manifestación.”
En la explicación del Punto #2 en el siguiente texto del libro Seventh-day Adventists Believe, la palabra Trinidad es abiertamente usada. De hecho, Punto #2 es a menudo tildado “La Trinidad.” (Véase SDA Yearbook and Baptismal Certificate.)
1981: Adventist Review, 5 de marzo, 1981, página 3, cita al Presidente de la Conferencia General, Neal C. Wilson: “Existe otra organización universal y verdaderamente católica, la Iglesia Adventista Del Séptimo Día.”
1985: Un nuevo himnario de iglesia es publicado. En la sección Contenido, una categoría de himnos es tildada TRINIDAD. Existen por lo menos diez himnos dedicados a la Trinidad en este Himnario (en inglés).
Himno Número 73 (en inglés): Santo, Santo, Santo, fue escrito origi-nalmente por Reginald Heber. En su forma original era un canto trinitario, que al final de las estrofas primera y cuarta dice así: “Dios en tres personas, ¡bendita Trinidad!” Este canto fue puesto en los himnarios adventistas de 1909 y 1941 (en inglés), pero la parte de la trinidad fue cambiada a “Dios sobre todo, Rey de eternidad,” y “Puro es tu amor, perfecto es tu poder.” Es-te canto fue a propósito cambiado a un canto no trinitario por Adventistas del Séptimo Día, reflejando sus opiniones sobre la Trinidad en la época del cambio.
En el nuevo Himnario Adventista de 1985, este canto fue cambiado a su original, reflejando las opiniones de la Iglesia Adventista en este tiempo. En una época fue no trinitario, pero ahora ha cambiado a ser un canto trinitario.
Himno Número 27 [Regocíjense los Puros de Corazón] (en inglés): La quinta estrofa fue sacada del antiguo himnario y sustituida con: “Alabad al que reina en las alturas, al Señor que adoramos, al Padre, Hijo, y Espíritu Santo, Un Dios para siempre.”
Himno 47 (en inglés): (Dios, Quien Hizo la Tierra y el Cielo). En este himno, los adventistas cantan: “Benditos los Tres en Uno.”.
Himno 71 (Venid, Poderoso Rey): Nuevamente, ¡las palabras de este himno han cambiado en el nuevo himnario! En este himno, los adoradores adven-tistas son llevados a adorar en la mentalidad del concepto católico de la Trinidad: A ti, el gran Uno en Tres, sean alabanzas eternas. Los antiguos himnarios adventistas no tenían estas palabras.
Himno Número 72 (en inglés) [Creator of the Stars of Night]: Este himno fue escrito en los 1800s en latín, probablemente por un católico durante la época del Oscurantismo. Los adventistas nuevamente son llevados a cantar a un dios falso con estas palabras: A Dios el Padre, Dios el Hijo, y Dios el Espíritu, Tres en Uno. Himno #2: (Toda Criatura de Nuestro Dios y Rey). Este himno está escrito por el famoso santo católico, Francisco de Assís, a través del cual es nombrada la orden franciscana. En ese himno católico, no encontrado en ningún himnario ASD previo, los adventistas adoran el concepto católico de Dios con estas palabras: Oh, Alabad al Padre, alaba-bad al Hijo, y Alabad al Espíritu, Tres en Uno. Himno #30: (Dios Santo, Alabamos Tu Nombre) Te nombramos Tres; Mientras en esencia sois Uno. En el concepto de la trinidad, todas las tres manifestaciones de Dios son de una sola sustancia. Himno #116 (en inglés): (Engendrado Por el Amor de Dios). Este nuevo himno enseña a los adventistas que Cristo fue engen-drado antes que los mundos llegaran a la existencia. Que ‘Cristo es
engendrado desde toda la eternidad y a través de toda la eternidad,’ es un concepto trinitario. Los adventistas creen que Jesús tenía vida original, no prestada, y no derivada. Himno #234 (en inglés): (Cristo es la Luz del Mundo). Este himno enseña a los adventistas a orar a la Trinidad Católica creyendo que las Tres Personas es el mismo dios: Dad a Dios la gloria, a Dios y a ningún otro. Dad a Dios la gloria, Espíritu, Hijo, y Padre; Dad a Dios la gloria.
Himno #235 (Cristo es Hecho el Fundamento Seguro). Éste fue un himno en latín del siglo 7o. Se encontró en el antiguo himnario adventista, pero el comité del himnario decidió sustituir la cuarta estrofa con una nueva que lleva a los adventistas del séptimo día a adorar el concepto acerca de Dios, encontrado en la Trinidad Católica: Alabanza y honor al Padre, Alabanza y honor al Hijo, Alabanza y honor al Espíritu, Siempre tres y siempre uno. La unicidad significaba unicidad física, pues en el caso de la Trinidad, todos están compuestos del la misma e idéntica sustancia. [ Pasmosamente, de los 225 lugares donde la Biblia es usada en el nuevo Himnario ASD, predomi-nan las versiones católicas. Por ejemplo, la Biblia de Jerusalén es usada 38 veces, la NIV 69 veces, y la RSV 28 veces, (60%), mientras que la Versión Protestante Rey Santiago es usada sólo 15 veces (7%). Véase el artículo en este website llamado “CATHOLICISM IN THE NEW SDA HYMNAL”].
Por tanto, desde 1985, la iglesia ASD tiene un himnario oficialmente seleccionado y aprobado, desde el cual los adventistas adoran al dios del sistema de “la bestia.” Realmente es un himnario católico.
1993: “La mayoría de los fundadores del adventismo no podría unirse a la iglesia actual si tuvieran que someterse a las Creencias Fundamentales de la denominación. Y siendo más específico, la mayoría no podría acordar con la creencia #2, que trata con la doctrina de la trinidad.” George Knight, Minis-try, octubre, 1993, página 10.
Pregunta al lector: (Siendo que los pioneros adventistas no podrían unirse al actual sistema promovido por la Conferencia General, ¿seguirían adoran-do al verdadero Dios separadamente?-separados de la presente apostasía?)
1994: “De igual forma, el entendimiento Trinitario respecto a Dios, que ahora forma parte de nuestras creencias fundamentales, no era apoyado por la generalidad de los primeros adventistas. Aún hoy sólo unos pocos son que no se someten a eso.” Willian G. Johnson, Adventist Review, 6 de enero, 1994, pág. 10, 11.
1999: La iglesia ASD en Polonia firma una declaración de acuerdo con la Iglesia Católica Romana en la cual se dice que la iglesia ASD no debe ser considerada una “secta” porque “en su enseñanza y culto cultiva los princi-pios más importantes de la fe católica, especialmente la creencia en la Bendita Trinidad.” “También sentimos especial gratitud hacia el Sólo Dios Único en la Bendita Trinidad por el privilegio de un diálogo fraternal y común oración cristiana por el don de la unidad en Cristo.”
2000: Reinder Bruinsma escribe Our Awesome God, publicado por Pacific Press. El capítulo séptimo enseña al pueblo de Dios acerca del Dios a quien adoramos—el concepto de la Trinidad. Después de explicar la historia de la doctrina de la Trinidad en el cuarto siglo d.C., y cómo “persona” significa “un modo de manifestación,” él escribe: “Es una doctrina cristiana básica indicando que Dios es una Trinidad de tres personas teniendo una sola sus-tancia . . .la Iglesia Adventista tardó, hasta bien entrado el siglo diecinueve en acordar que la doctrina de la Trinidad ciertamente era bíblica y pertenecía entre las creencias fundamentales adventistas.” Our Awesome God, página 91.
2006: La Lección Trimestral de Escuela Sabática para Adultos para domingo, 26 de marzo, es titulada, “El Dios Triuno.” Después de citar la segunda creencia fundamental de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, entonces dice: “En otras palabras, el adventismo adjunto a millones de otros cristianos, creen en la naturaleza triuna de Dios, es decir, existe un Dios (Deut. 6:4) que existe en tres Personas.”
¿Cuál dios es adorado por millones de otros cristianos? Respuesta: La Trinidad. ¿Qué término describe a los sistemas eclesiásticos que adoran los millones de otros cristianos? Respuesta: Babilonia. ¿Cómo podemos adorar al mismo Dios, cuando ellos adoran a su dios en otro día que aquel que nues-tro Dios nos ha encomendado?
Oigamos a Jaime White nuevamente: “Como errores fundamentales, podrí-amos clasificar con este sábado falso (domingo) otros errores que los pro-testantes han sacado de la iglesia católica, como el asperjamiento para el bautismo, la trinidad, el estado consciente de los muertos, y vida eterna en el purgatorio. Las masas que han creído estos errores fundamentales, e indudablemente lo han hecho en ignorancia. PERO ¿PUEDE SUPONERSE QUE LA IGLESIA DE CRISTO LLEVARÁ CONSIGO ESTOS ERRORES HASTA QUE IRRUMPAN SOBRE EL MUNDO LAS ESCENAS DEL JUICIO? Pensamos que no.” (Review and Herald, 12 de septiembre, 1854)
“La gran falta que encontramos en la Reforma es, los Reformadores no continuaron reformándose. Si hubieran seguido hacia delante hasta haber abandonado el último vestigio del papado, como la natural inmortalidad del alma, el asperjamiento, la trinidad, y el guardar el día domingo, la iglesia ahora estaría libre de sus errores antibíblicos.” (James White, Review and Herald, 7 de febrero, 1856
Finalmente, la Lección Trimestral de la E.S. pregunta: “¿Que analogías—como un triángulo o un tenedor de tres picos—puede ayudarnos a entender la idea de cómo un Dios puede estar compuesto de tres personas iguales? [el dios pagano Neptuno (realmente Satán) sostiene una lanza de tres picos—un tridente.] Estas analogías mezclan símbolos paganos con la Biblia, asunto que resulta en el eventual surgimiento del papado. ¿Por qué no usar la com-paración dada por Elena de White—el trío celestial—tres personas indivi-duales, separadas, y operando en armonía perfecta?
2006: La Conferencia Nacional de la Sociedad Teológica Adventista se reune desde el 30 de marzo hasta el 1 de abril. Dieciocho teólogos adven-tistas presentan un tópico sobre la Trinidad. ¿Cuál fue el último tópico de la reunión? “La Trinidad: Una Marca Indentificando a los Adventistas del Séptimo Día.”
Noviembre de 2006: William Johnson hace una presentación a la Iglesia Presbiteriana en Diálogo Ecuménico #1 en noviembre del 2006 en las ofi-cinas centrales de la Conferencia General en Silver Springs, Maryland, en la cual él dice: “Al revisar las 28 declaraciones de doctrina adventista, somos llevados a tres conclusiones: (1) Los artículos que son primeros y que for-man la base para los restantes, por decir, los artículos que tratan con la Trinidad, la persona de Cristo, y la salvación, se conforman al entendimien-to cristiano ortodoxo.”
¿ESTAMOS REPITIENDO LA HISTORIA?

Jer. 23:26, 27: “¿Hasta cuándo seguirá esto en el corazón de los profetas que profetizan mentira, que profetizan el engaño de su corazón? ¿No piensan que hacen a mi pueblo olvidarse de mi Nombre con sus sueños que cada uno cuenta a su compañero, así como sus padres olvidaron mi Nombre por Baal?”
Rev. 2:20: “Pero tengo contra ti que toleras a esa mujer Jezabel, que dice ser profetisa, y seduce a mis siervos y les enseña a fornicar y a comer cosas ofrecidas a los ídolos.”
Obviamente existe un nuevo y extraño dios entre la Iglesia Adventista del Séptimo Día; un dios que nuestros padres no conocieron.
Es por ésto que la mayoría de los que salieron de Egipto no llegaron a la Tierra Prometida. Véase Deut. 32:16, 17, 21.
También fue eso lo que provocó el cautiverio de Israel por Babilonia. Ver Jer. 44:2,3.
Podrían añadirse otros versículos, peros estos dos bastan para mostrar que estamos repitiendo la historia de manera seria.
ADORACIÓN ACTUAL A BAAL

Ex. 20:2: “Yo Soy el Eterno tu Dios, que te saqué de Egipto, de casa de servidumbre. No tendrás otros dioses fuera de mí.” Oigamos cuán fácil es tener otro dios.
“Es tan fácil hacer un ídolo de las falsas doctrinas y teorías, como fuera el tallar un ídolo de madera o piedra. Al representar falsamente los atributos de Dios, Satanás induce a los hombres a formarse un falso concepto tocante a él.. Muchos han entronizado un ídolo filosófico que sustituye a Jehová; mientras que el Dios viviente, tal cual está revelado en su Palabra, en Cristo y en las obras de la creación, no es adorado más que por un número relativa-mente pequeño. Miles y miles deifican la naturaleza al paso que niegan al Dios de ella. Aunque en forma diferente, la idolatría existe en el mundo cristiano de hoy tan ciertamente como existió entre el antiguo Israel en tiempos de Elías. El Dios de muchos así llamados sabios, o filósofos, poetas, políticos, y periodistas -el Dios de los círculos selectos y a la moda, de muchos colegios y universidades y hasta de muchos centros de teología- no es mucho mejor que Baal, el dios-sol de los fenicios. (Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, página 640)
El dios que el mundo cristiano actualmente acepta es la trinidad—un megadios con tres manifestaciones. Sí, sí existe una adoración a Baal tan ciertamente como existió en los días de Elías.
EZEQUIEL VE NUESTRO DÍA

Ezequiel profetizó que en los últimos días habría tal dios falso como “la trinidad” en el Israel moderno, justo antes del sellamiento en el capítulo 9.

En Ezequiel 8:3-6, se dice que habría una imagen que provocaría a Jehová a celos. “Aquella semejanza extendió la mano, y me tomó por el pelo de mi cabeza. El Espíritu me alzó entre el cielo y la tierra, y me llevó en visión de Dios a Jerusalén, a la entrada de la puerta norte del atrio interior, donde estaba el ídolo del celo. Allí estaba la gloria del Dios de Israel, como la visión que yo había visto en el campo. Y me dijo: “Hijo de Adán, levanta tus ojos hacia el norte”. Levanté mis ojos hacia el norte, y junto a la puerta del altar, vi el ídolo del celo a la entrada. Entonces me dijo: “Hijo de Adán, ¿ves lo que éstos hacen, las grandes abominaciones que la casa de Israel hace aquí, para alejarme de mi Santuario? Pero vuélvete, y verás abominaciones mayores aún.”
Dios no permanece donde se establece un dios falso.

Estamos viendo el cumplimiento de la antemencionada profecía en el esta-blecimiento de la Trinidad Catolica como el dios oficial de la Iglesia Ad-ventista del Séptimo Día. Por omisión, cada adventista está oficialmente adorando la Trinidad en cualquier sábado si se encuentra dentro de cual-quier edificio de la Conferencia. La excepción única sería que la iglesia adventista local se haya ARREPENTIDO al proclamar a la Conf. Gen. y al público que está adorando al Trío Celestial, y no a la Trinidad.

Éste es un motivo por el cual los verdaderos adventistas del séptimo día están siguiendo el consejo de 2 Corintios 6:14-18; y adoran a Dios en
pequeños grupos donde la verdad es protegida.

Tienen la aprobación de Dios:
“En el tiempo cuando el peligro y depresión de la iglesia son mayores, la pequeña compañía que se encuentra en la luz estará clamando y gimiendo a causa de las abominaciones que se hacen en la tierra. Pero más específica-mente sus oraciones se elevan a favor de la iglesia porque sus miembros están siguiendo las costumbres del mundo.
“Las oraciones sinceras de estos pocos fieles no serán en vano. Cuando el Señor salga como vengador, él también vendrá como protector de todo el que haya preservado la fe en su pureza, y se haya guardado de la mancha del mundo.” Testimonies for the Church, tomo 5, págs. 209-210.
¿ERES FIEL A TUS VOTOS BAUTISMALES?

Apelamos a vuestro sentido de lealtad al Padre, Hijo, y Espíritu Santo, en cuyo nombre fuisteis bautizados. En esa ocasión, entramos en un pacto solemne con la eterna Deidad, el Trío Celestial:

Mateo 28:19: “Por tanto, id y haced discípulos en todas las naciones, bautizándolos en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo,”
Veamos lo que el espíritu de profecía dice acerca de nuestro voto bautismal:
(a) Evangelismo, página 446: “Hay tres personas vivientes en el trío celestial; en el nombre de estos tres grandes poderes -el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo- son bautizados los que reciben a Cristo mediante la fe, y esos poderes colaborarán con los súbditos obedientes del cielo en sus esfuerzos por vivir la nueva vida en Cristo (Special Testimonies, Serie B, Nº 7, págs. 62, 63. Año 1905).
(b) “Cuando los cristianos se someten al solemne rito del bautismo, el Señor registra el voto que hacen de serle fieles. Este voto es su juramento de lealtad. Son bautizados en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Así están unidos con los tres grandes poderes del cielo. Se comprometen a renunciar al mundo para observar las leyes del reino de Dios. Por lo tanto, han de andar en novedad de vida. No han de seguir más las tradiciones de los hombres. No han de seguir por más tiempo métodos deshonestos. Han de obedecer los estatutos del reino del cielo. Han de buscar el honor de Dios. Si son fieles a su voto, serán provistos de gracia y poder que los habilitará para cumplir con toda justicia. “A todos los que le recibieron, dióles potestad de ser hechos hijos de Dios, a los que creen en su nombre” (Carta 129, 1903). Evangelismo, páginas 226-227.

El Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo añoran ver en la iglesia la unidad en el amor. Esto sólo puede lograrse cuando adoramos a la verdadera Dei-dad en amor y unidad. Dios nos “ha dado preciosas y grandísimas prome-sas, para que por ellas lleguemos a participar de la naturaleza divina, y nos libremos de la corrupción que está en el mundo por causa de los ma-los deseos.” 2ª Pedro 1:4.
En el bautismo, entramos en un pacto solemne con el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo, para permanecer fieles a Ellos.
LAS ESCRITURAS, NUESTRA ÚNICA SALVAGUARDIA

El hecho de que el punto #2 ha sido escrito por los líderes de nuestra iglesia, no significa que sea verdad. No significa que Dios espera que lo creamos. Dios quiere que lo confirmemos con nuestras Biblias.
“Pero Dios tendrá en la tierra un pueblo que sostendrá la Biblia y la Biblia sola, como piedra de toque de todas las doctrinas y base de todas las refor-mas. Ni las opiniones de los sabios, ni las deducciones de la ciencia, ni los credos o decisiones de concilios tan numerosos y discordantes como lo son las iglesias que representan, ni la voz de las mayorías, nada de esto, ni en conjunto ni en parte, debe ser considerado como evidencia en favor o en contra de cualquier punto de fe religiosa. Antes de aceptar cualquier doctrina o precepto debemos cerciorarnos de si los autoriza un categórico “Así dice Jehová.” Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, página 653.

No existe un claro ‘Así dice Jehová’ que apoya a la doctrina de la Trinidad. Al igual que la evolución, es un engaño, una ilusión, un asunto antibíblico.
Nos encontramos en medio de una apostasía denominacional. Estamos llamando a un arrepentimiento corporativo.
“Vi que una compañía se mantenía de pie bien guardada y firme, negando su apoyo a aquellos que querían trastornar la fe establecida del cuerpo. Dios miraba con aprobación a esa compañía. Primeros Escritos, página 258.
PARAOS EN LA FIRME PLATAFORMA DEL MENSAJE DE LOS TRES ÁNGELES
“Vi que una compañía se mantenía de pie bien guardada y firme, negando su apoyo a aquellos que querían trastornar la fe establecida del cuerpo. Dios miraba con aprobación a esa compañía. Me fueron mostrados tres escalones: los mensajes del primer ángel, del segundo y del tercero. Dijo mi ángel acompañantes. “¡Ay de aquel que mueva un bloque o clavija de estos mensajes! La verdadera comprensión de esos mensajes es de importancia vital. El destino de las almas depende de la manera en que son recibidos.” Nuevamente se me hizo recorrer esos mensajes, y vi a cuán alto precio había obtenido su experiencia el pueblo de Dios. La obtuvo por mucho padeci-miento y severo conflicto. Dios lo había conducido paso a paso, hasta poner-lo sobre una plataforma sólida e inconmovible. Primeros Escritos, páginas 258-259.
LA BIBLIA PREDICE UN ATAQUE A LA IGLESIA REMANENTE DE DIOS
“Entonces el dragón se airó contra la mujer, y fue a combatir al resto de sus hijos, los que guardan los Mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesús.” Revelación 12:17

Hechos 20:29: “Sé que después de mi partida entrarán entre vosotros lobos rapaces, que no perdonarán el rebaño.”
E. G. de White PREDICE LA APOSTASÍA
Elena G. de White, en 1904, predijo esta apostasía:
“El enemigo de las almas ha procurado introducir la suposición de que había de realizarse una gran reforma entre los adventistas del séptimo día, y que esa reforma consistiría en renunciar a las doctrinas que están en pie como las columnas de nuestra fe y que había de comenzar un proceso de reorganización. Si se efectuara esta reforma, ¿qué resultaría? Los principios de verdad que Dios en su sabiduría ha dado a la iglesia remanente serían descartados. Sería cambiada nuestra religión. Los principios fundamentales que han sostenido la obra durante los últimos cincuenta años serían considerados como error. Se establecería una nueva organización. Se escribirían libros de una nueva orientación. Se introduciría un sistema de filosofía intelectual. Los fundadores de ese sistema irían a las ciudades y harían una obra maravillosa. Por supuesto, se tendría poco en cuenta el sábado y también al Dios que lo creó. No se permitiría que nada se interpusiera en el camino del nuevo movimiento. Los dirigentes enseñarían que la virtud es mejor que el vicio, pero habiendo puesto de lado a Dios, resolverían depender del poder humano, que no tiene valor sin Dios. Su fundamento estaría edificado sobre la arena, y la tormenta y la tempestad barrerían la estructura. Mensajes Selectos, tomo 1, página 239
ADORACIÓN DE LA TRINIDAD CONLLEVA AL ESPIRITISMO
En el libro de Revelación se dice que existe una falsa Trinidad—el dragón (Paganismo espiritista), la bestia (catolicismo romano), y el falso profeta (protestantismo apóstata). ¿Cuál dios es adorado en las iglesias de estas entidades? La Trinidad.

Apoyando a la Trinidad se encuentra Satán. Rev. 13:4: “Y adoraron al dragón que había dado autoridad a la bestia, y adoraron a la bestia, diciendo: ‘¿Quién es como la bestia, y quién podrá luchar contra ella?’
El concepto de la Trinidad, de un solo megadios con tres manifestaciones, todas de la misma sustancia, es básicamente espiritismo. El megadios es un espíritu sin partes coroporales componentes. Satanás puede personificar esta trinidad. Es él quien puede aparecer en 3 maneras diferentes. Él puede ma-nifestarse como seres diferentes, aún como ángel de luz; pero él no puede duplicar al Trío Celestial.
Las iglesias caídas que adoran la trinidad son descritas como “la habitación de demonios, y la guarida de todo espíritu inmundo, y jaula de toda ave inmunda y aborrecible.” Revelación 18:2. Adoración de la trinidad conlleva al espiritismo. Conduce a una forma de piedad sin el poder del Dios verda-dero—a una iglesia arropada en espiritismo. Ver Isa. 28:14, 15.
¿QUÉ SUCEDERÁ?

¿Sabían que adoración en domingo está dedicada a la Trinidad? ¿Sabían que después del Concilio de Nicea en 325 d.C., el Concilio de Laodicea se reu-nió en 364 d.C., y prohibió la adoración en el día sábado? La Trinidad y la adoración en domingo van de la mano. Cuando llegue la prueba de la im-posición del día domingo, ¿que sucederá a quienes adoran al mismo dios adorado por el sistema de la “bestia”?
La respuesta se encuentra en Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, página 666. “Conforme vaya acercándose la tempestad, muchos que profesa-ron creer en el mensaje del tercer ángel, pero que no fueron santificados por la obediencia a la verdad, abandonarán su fe, e irán a engrosar las filas de la oposición. Uniéndose con el mundo y participando de su espíritu, llegarán a ver las cosas casi bajo el mismo aspecto; así que cuando llegue la hora de prueba estarán preparados para situarse del lado más fácil y de mayor popu-laridad. Hombres de talento y de elocuencia, que se gozaron un día en la verdad, emplearán sus facultades para seducir y descarriar almas. Se conver-tirán en los enemigos más encarnizados de sus hermanos de antaño. Cuando los observadores del sábado sean llevados ante los tribunales para responder de su fe, estos apóstatas serán los agentes más activos de Satanás para ca-lumiarlos y acusarlos y para incitar a los magistrados contra ellos por medio de falsos informes e insinuaciones.”.
Será entonces que los líderes inconversos tomarán el último paso –abando-nando totalmente su posición a favor de la verdad, mientras aún mantienen su posición en una estructura de apostasía total—completamente zarandea-dos.
NO SEÁIS APARTADOS DE LA ESTRUCTURA DE LA VERDAD
Primeros Escritos, página 50: “El potente zarandeo ha comenzado y prose-guirá de suerte que aventará a cuantos no estén dispuestos a declararse por la verdad con valentía y tenacidad ni a sacrificarse por Dios y su causa.” (Esto fue escrito antes que existiera la Conferencia General. Por tanto, el gran zarandeo no se trata de pertenecer, o no, a alguna organización.)
Y, quienes adoran al Dios verdadero y caminan en la verdad, son la ver-dadera iglesia ASD, mientras quienes se encuentran en la estructura, si no son leales a la luz, serán zarandeados ¡a menos que se arrepientan!
EL MENSAJE DE ELÍAS

De hecho vivimos en días iguales a los del profeta Elías, y como él debe-mos proclamar un mensaje similar al moderno Israel: 1a Reyes 18:21: “¿Hasta cuándo vacilaréis entre dos opiniones? Si el Eterno es Dios, seguidlo. Y si Baal, id en pos de él.”
Este es un llamado a la Conferencia General, Conferencia Unión, y líderes involucrados, para venir a un arrepentimiento.
Declárese públicamente que la iglesia ASD adora a la Divinidad, al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo—tres Seres, distintos y eternos. Eliminad de todos los libros denominacionales todo término equívoco como “trinidad,” “triuno,” y “coeterno.”
Arrepiéntanse del error y llévese a la organización de regreso a la firme plataforma de la verdad. Llévennos de regreso a la adoración de la verdadera Divinidad de la Biblia. Reavívese el plano original de la obra educativa y médica. Arrepiéntanse del acuerdo hecho con Martin y Barnhouse en 1955-56. Vuélvanse a la Biblia protestante (KJV), y a un auténtico himnario adventista, no a un católico.
Éste es un llamado a todas las iglesia adventistas hacia un arrepentimiento. Pastores, llevad a vuestras congregaciones a declarar oficial y públicamente que vuestras iglesias adoran a la verdadera Deidad, no a la Trinidad.
Este es un llamado al arrepentimiento para todos los miembros de la iglesia adventista del séptimo día. Si los líderes no se arrepienten, entonces ustedes como individuos aún pueden. ¿A quién escogéis para adorar?
Josué 24:15: “Y si os parece mal servir al Eterno, entonces elegid hoy a quien servir; o a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses amorreos en cuya tierra habitáis; que yo y mi casa serviremos al Eterno.”
Revelación 3:20: “Si alguno oye mi voz y abre la puerta,” Nadie te obliga a adorar donde se adora a un dios falso. Dios desea que adoréis sólo a él. Aún si significa permaneciendo en casa, o yendo donde dos o tres se reúnen en el nombre de Cristo. Él promete estar en su medio. Mat. 18:20.
LA ADVERTENCIA DIVINA
Revelación 14:12: “¡Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los Mandamientos de Dios y la fe de Jesús!”
OTRA ADVERTENCIA DIVINA
Judas 3-5: “Amados, gran solicitud tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación. Sentí esa necesidad para alentaros a que contendáis por la fe que una vez fue confiada a los santos. Porque se han infiltrado algunos hombres, que desde hace tiempo habían sido ordenados para esta condena-ción. Hombres impíos, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios, y niegan a nuestro único Soberano y Señor, a Jesucristo. Aunque voso-tros ya lo sabéis, os recuerdo que el Señor, después de haber sacado de Egipto al pueblo, destruyó a los que no creyeron.”
Si no nos aferramos a la verdad, ¿qué sucederá?. “Aunque vosotros ya lo sabéis, os recuerdo que el Señor, después de haber sacado de Egipto al pueblo, destruyó a los que no creyeron.
LAS PROMESAS DIVINAS

2a Corintios 6:14-18; 7:1: “No os unáis en yugo desigual con los incrédulos. Porque, ¿qué tiene en común la justicia con la injusticia? ¿Qué comunión tiene la luz con las tinieblas? ¿Qué armonía hay entre Cristo y el diablo? ¿O qué parte tiene el creyente con el incrédulo? ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: “Habitaré y andaré entre ellos. Seré su Dios, y ellos serán mi pueblo.” Por lo cual, salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor. No toquéis lo impuro, y yo os recibiré. Y seré vuestro Padre, y vosotros seréis mis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso.”

Revelación 3:10: “Por cuanto has guardado mi Palabra de perseverar con paciencia, yo también te guardaré de la hora de prueba que ha de venir en todo el mundo, para probar a los que habitan en la tierra”
EXISTEN TRES OPTATIVAS
1. TRINIDAD
Definición: Un Dios con tres personalidades, todas de la misma sustancia, continuamente manifestada.
El Padre se conoce a Sí Mismo: Jesús es continuamente engendrado.
El Padre y el Hijo se conocen a sí mismos: El Espíritu Santo procede continuamente.
325 d.C.—Concilio de Nicea—Trinidad establecida.
Paganismo + Cristianismo = Papado.
Adoración en domingo dedicada a la Trinidad.
Iglesias que se aferran a la Trinidad: Catolicismo Romano, Protestantismo Apóstata, los que han apostatado de la Iglesia ASD.
2. LA DIVINIDAD (O LA DEIDAD)
Definición: El Padre es Eterno. El Hijo es Eterno. El Espíritu Santo es Eterno.
Tres Seres distintos y eternos. El Hijo y el Espíritu Santo escogieron vo-luntariamente posiciones de sumisión.
Vida—original, no prestada, no derivada de fuente alguna.
Unicidad, una unidad en amor, armonía de pensamiento, propósito, y carácter.
Los que creen en la Deidad: Los verdaderos Adventistas del Séptimo Día.
EL DINTEL Y LOS DOS POSTES
La Deidad es ilustrada en Éxodo 12:22, 23: “Y tomad un manojo de hisopo, mojadlo en la sangre que tendréis en un lebrillo, y untad el dintel y los dos postes con la sangre. Y ninguno de vosotros salga de la puerta de su casa hasta la mañana. Porque el Eterno pasará para herir a los egipcios. Y al ver la sangre en el dintel y en los postes, pasará aquella puerta, y no dejará que el heridor entre en vuestra casa para herir.”
“Porque el Eterno pasará para herir a los egipcios. Y al ver la sangre en el dintel y en los dos postes, pasará aquella puerta, y no dejará que el heridor entre en vuestra casa para herir”
Existen tres cosas que son untadas con la sangre del Cordero. El dintel y los dos postes. Estos representan a los tres Seres divinos en la Deidad. El Hijo y el Espíritu Santo en su divinidad se ponen en contacto con la tierra—ellos son los dos postes. Mientras ellos se ponen en contacto con la peca-minosidad de la tierra, el Padre mantiene su posición en el cielo. El hecho de que cada uno de los tres items son untados con sangre significa que cada uno ha realizado un sacrificio, y ha sufrido en el plan de salvación.
Uno de los postes tiene una puerta conectada. Jesús es la puerta. Juan 10:7, 9. Esta puerta representa su carne, su humanidad afectada por la caída (ésto no significa que Jesús en ocasión alguna haya cedido al pecado). He-breos 10:7, 9. Es así como vemos que uno de los postes representa a Jesús como un Ser divino/humano (100% divino, y 100% humano
3. ESPÍRITU SANTO: UNA FUERZA IMPERSONAL
Definición: El Padre: Eterno
El Hijo: Engendrado en algún tiempo del pasado, en la eternidad. (Se originó del Padre.)
El Espíritu Santo: una fuerza impersonal, un poder o influencia. (Se originó del Padre y del Hijo.)
Basicamente, esa es una variación de la doctrina de la Trinidad, excepto que el Espíritu Santo es una fuerza, no una persona.
Iglesias que sostienen opinión como la antemencionada: Testigos de Jehová, Iglesia del Evangelio Esmyrna.